Mi historia

Por Daniel Coronell

Les voy a contar mi verdadera historia, mi papá, quien ya falleció se llamaba Álvaro Coronel Mancipe, con una sola L, la otra L me la inventé para poder entrar a la comunidad judía, pues tuve la osadía de decir que provengo de descendientes yugoslavos.

Lo cierto es que arranqué desde abajo, el narcotraficante Justo Pastor Perafán me estudió, así como hizo Víctor Carranza con tantas personalidades que ahora lo denotan. En el periodismo nunca fui brillante, y mi gran oportunidad llegó con la campaña de César Gaviria a la Presidencia de la República.

El expresidente Gaviria montó un denominado kínder, que no era otra cosa que un club de yuppies, drogadictos y gays de clóset que se empoderaron durante ese gobierno. Mi recompensa por servir de manera abnegada fue la adjudicación de varios espacios de televisión para lo cual me tocó crear mi programada/productora NTC.

Como tenía dineros para montar el andamiaje de NTC, acudí a mi viejo mecenas y mentor, Justo Pastor Perafán, quien no sólo me dio dinero para la operación de la productora, sino que además me prestó los equipos de grabaciones de su empresa de televisión llamada Imagen & Sonido.

El primer cabezote de NTC lo financió Pefarán, tal como lo denunció El Colombiano en un acto de rabonería de su exdirectora cercana al Centro Democrático. Luego entré en una fuerte crisis económica, Perafán fue extraditado y entonces me tocó acudir a César ‘El bandi’ Villegas, a quien le tumbé sus acciones y se las entregué en un acto de amor a mi buen amigo Félix de Bedout, el resto es historia.

Deja una respuesta