OJO CON EL 22 – DANIEL SAMPER OSPINA

En libertad Álvaro Uribe Vélez, luego de que una imberbe juez de bajo rango decidió concederle la libertad por una supuesta falta de imputación de cargos, este salió con el hacha de guerra en la mano.

Fiel a su estilo pendenciero y bravucón, Uribe decidió regresar a la política con bríos de adolescentes, con la testosterona con los límites arriba para lograr la consolidación de su dictadura.

Sorprende, eso sí que ante la irrupción de un fenómeno político como el de Uribe, la izquierda no se avispe, ni nada.

El acobardado Sergio Fajardo decidió vetar a Gustavo Petro ante el temor que este lo destroce en una consulta interpartidista, pues esta clarísimo que Petro ganaría. Lo mismo sucede con el vejete de Iván Marulanda,  quien luego de años de pérdidas, se pasó al partido Verde y se convirtió en un esbirro de Fajardo; ahora Marulanda pretende también vetar a Petro, ¡extraña coincidencia!

Los demás líderes de la izquierda, sin ningún tipo de conciencia y llevados por la vanidad y el odio, insiste en irse separados a las elecciones. El resultado será desastroso, el uribismo volverá a ganar el poder.

Ante este panorama tan adverso y tétrico, desde ya me alisto para irme a ver ballenas en las playas de Nuquí.

Deja una respuesta