La toma del Capitolio y el Palacio de Justicia – Daniel Coronell

Por Daniel Coronell

La toma del Capitolio, epicentro de la democracia en Washington por parte de los seguidores del presidente Donald Trump, quien hasta hace poco se negaba a reconocer la victoria del presidente electo Joe Biden, significó un punto de quiebre para esta Nación.

Es claro que estos hechos bochornosos fueron alentados por Trump y sus familiares y demuestra su espíritu dictatorial, narcisista, ególatra, autócrata y megalómano, lo cual no es nuevo, pero cruzó un límite del cual no hay punto de retorno. Trump convirtió a los Estados Unidos en una República bananera.

Mientras tanto en Colombia, últimamente he sido víctima de críticas y matoneo por parte de los seguidores del senador de la Colombia Humana, Gustavo Petro, un ser que comparte muchísimas similitudes con Trump así lo niegue.

Petro es experto en hacer uso de la mentira para sacar réditos a su conveniencia, votó la elección de Ordóñez como Procurador por puestos y después cuando este lo destituyó, intentó socavar la democracia a punta de balcón.

Conocido en el mundo del hampa con los alias de comandante Aureliano o comandante Andrés, Petro desde prisión, como uno de los máximos jefes del M-19, lideró la toma del Palacio de Justicia, acto de barbarie donde arrancaron asesinado a los vigilantes del edificio. Petro insiste en que estaban en prisión, pero la verdad es que el grupo terrorista donde él era cabecilla lideró la toma del máximo órgano de justicia por órdenes del narcotraficante Pablo Escobar, tal como lo probó la Comisión de la Verdad.

Los puntos en común entre Gustavo Petro y el saliente presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, son evidentes, pues ambos usan a sus seguidores para el matoneo, su principal arma política es la mentira y la desinformación, además de que desprecian la democracia como sistema político.

Deja una respuesta