Daniel Samper Ospina

El presidente Iván Duque no merecía mi cruel montaje de video – Daniel Samper Ospina

Por Daniel Samper Ospina

Un día, Albert Einstein se puso a escribir en la pizarra:

9×1 = 09

9×2 = 18

9×3 = 27

9×4 = 36

9×5 = 45

9×6 = 54

9×7 = 63

9×8 = 72

9×9 = 81

9×10 = 91

En el salón, se hicieron muchas burlas, porque Albert Einstein se había equivocado. Ya que la respuesta correcta de 9×10 es 90. Todos sus alumnos se rieron de él.

Entonces, Albert Einstein esperó a que todos se callaran, y dijo:

“A pesar de haber acertado las 9 preguntas nadie me felicitó, sin embargo cuando fallé solo una, todos se empezaron a reír, eso significa que a pesar de tener mucho éxito, la sociedad se fijará en tu más mínimo error y se burlará de ello, no dejes que una simple crítica destruya tus sueños”.

Y como más de una vez dije: “la única persona que no se equivoca es la que no hace nada”.

El presidente Iván Duque que ha hecho todo bien en este Gobierno y no lo felicitan porque acá la oposición es visceral e ignorante. Y por cometer un error en la despedida de un prócer de Colombia, como lo fue el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, lo levantan sabiendo que fue un error, mientras se da un discurso de gran tristeza, como la pérdida de un ser humano.

Y yo lo acabo solo porque mi exjefe Juan Manuel Santos me paga.

Los que se quieren quedar con la Gerencia de EPM – Daniel Samper Ospina

Por Daniel Samper Ospina

En el piso 12 del edificio de la Alcaldía de Medellín se libra una verdadera batalla por el poder sobre EPM. Esa batalla, tiene una conexión directa con Bogotá, desde donde se emiten, más que conceptos y solicitudes, órdenes precisas para trazar una estrategia y se busca tomarse la joya de la corona con fines politiqueros y electorales, haciendo proyección para el 2022.

Las fuentes en la Alcaldía y en EPM ha sido enfáticas en que la comodidad que se tenía por parte del Alcalde Daniel Quintero con el Gerente de Empresas Públicas de Medellín, Álvaro Guillermo Rendón, dejaron de ser y en los últimos meses se han venido convirtiendo en molestias mutuas.

No hace más de una semana que Los Danieles habló con el gerente de las Empresas Públicas de Medellín, Álvaro Guillermo Rendón, sobre el rumor de su renuncia a la empresa, lo que negó tajantemente, revelando que lo que sí haría, es tomar unas cortas vacaciones, las mismas que por estos días debe estar disfrutando en medio de la preocupación.

Y es que si bien el gerente ha dicho la verdad sobre que no renunciará y que no ha pensado en renunciar, fuentes del piso 12 revelaron que lo que sí ha ocurrido es que el alcalde Daniel Quintero le ha manifestado que deben trazar un cronograma para que Rendón de un paso al costado y permita un relevo en la Gerencia de EPM.

Esto de alguna manera, significa que Quintero le ha pedido de manera sugerida la renuncia, pero el fondo de esto es mucho más político. Aunque el desgaste de los últimos meses ha distanciado a Rendón de Quintero, entre ellos todavía existe ese respeto que solo se forja entre quien fue mentor y pupilo.

Cuando Daniel Quintero decidió iniciar su carrera política, ingresó a las juventudes conservadoras, bajo la guía de Álvaro Guillermo Rendón, quien para la época, era el director del partido en Antioquia. Rendón, logró consolidar un grupo, que para el momento, aseguraba la proyección del partido, pero que se fueron desviando. Entre ese equipo estaba no solo Quintero, sino Gabriel Jaime Rico, Alejandro Arias, Carlos Andrés Pineda entre otros que hoy, desde diferentes vertientes, son nombres que suenan en el escenario político. Es en memoria de esos tiempos, que el respeto entre Quintero y Rendón es profundo, aunque las intrigas y el desgaste comenzaron a distanciar la relación y dar por sentado que ese agradecimiento ya fue expresado y cumplido con el tiempo en el que se le ha permitido a Rendón, estar en la gerencia del ente autónomo.

El distanciamiento no ha sido totalmente por desacuerdos irreconciliables, como por las presiones políticas y los compromisos que Quintero, pese a venderse como independiente, debe cumplir con quienes lo apoyaron y quienes ya han enviado mensajes insistentes de lo que realmente quieren hoy en día.

Las fuentes de entera credibilidad que rodean los despachos del Alcalde y del Gerente, aseguran que lo que se viene en las próximas semanas, será la revelación de las cartas que se pondrán sobre la mesa en la batalla que se ha convertido en guerra fría.

En esta historia hay varios personajes que intervienen. El primero de ellos es el expresidente César Gaviria Trujillo, quien mueve los hilos. Se dice que dentro del pacto de apoyo que se dio a Daniel Quintero por parte de Gaviria, fue que para el mes de octubre de este año, la gerencia de EPM debería estar en manos de sus delegados. Gaviria y sus delegados en la alcaldía y EPM, nunca se imaginaron que Rendón lograra sortear todos los problemas y escándalos que se produjeron en las empresas con un nivel de éxito que le ha permitido irse ganando a trabajadores agrupados en los sindicatos minoritarios y a algunos de sus críticos; aunque los sindicatos mayoritarios continúan denunciando una mala gestión.

En parte, este aparente logro es lo que le ha llevado al distanciamiento con Quintero, pues cada vez Rendón ha ido actuando en consecuencia de la independencia que tiene EPM y demostrando que esta empresa no es una Secretaría más del despacho, haciendo respetar desde nombramientos y contrataciones por debido proceso y no por recomendaciones.

Fue precisamente esta actitud, lo que molestó a Gaviria y sus delegados en Medellín, conectados e impuestos a Daniel Quintero, al comienzo como funcionarios en pago político con puestos burocráticos, pero que por estos días han demostrado que han sido realmente puestos allí como vigilantes, ojos y oídos de Gaviria para proteger los pactos.

El segundo nombre es una de esas personas que las fuentes denominan una de las delegadas de Gaviria. Se trata de María Camila Villamizar Assaf y quien fue nombrada por Quintero como Secretaria Privada. Este nombramiento fue uno de los más cuestionados cuando desde diferentes sectores se preguntaban sobre qué tenía que hacer una nortesantandereana que no conocía la ciudad más que por televisión. Antes de su nombramiento, Villamizar no había pisado territorio paisa, salvo en algún viaje corto de trabajo o de turismo, pero nada la relacionaba con Medellín, sus instituciones o su gestión.

Es cuando a estas alturas del desarrollo del mandato de Daniel Quintero, queda evidenciado, que María Camila Villamizar es una imposición de Gaviria, que Quintero aceptó y que esperaba poder controlar, pero hoy se ha convertido en una rueda suelta que da órdenes, que habla como si fuera el alcalde, que exige renuncias, impone hojas de vida, hace cambios en puestos estratégicos y que tiene tal nivel de poder, porque ha hecho valer su respaldo gavirista. Las fuentes alcanzan a expresar que la figura de César Gaviria opera como un “coalcalde” que ya está exigiendo lo suyo.

El plan original de que para octubre EPM debe ser gavirista, se adelantó y así lo ha hecho notar abiertamente Villamizar que, ante las largas dadas por Quintero y aprovechando el distanciamiento con Rendón, comenzó a gestar un Golpe de Estado y a generar la llamada Guerra Fría con la que busca que el cambio de cabeza en el ente autónomo se de para las próximas semanas.

El tercer nombre en cuestión es el Vicepresidente Ejecutivo de Negocios de EPM, Daniel Arango Ángel, un pereirano que llegó al cargo, también en el pacto entre Quintero y Gaviria. Proveniente de una de las familias más amigas del expresidente también de origen pereirano, se le dio la misión de aguardar en su puesto, servir de ojos y oídos en EPM para poder que el expresidente calcule los movimientos. Justo es él quien está a la espera de que el plan de derrocamiento del Gerente Álvaro Guillermo Rendón se de, para poder asumir como gerente de EPM, quedando la empresa paisa en manos de un pereirano que obedecerá a los deseos de Gaviria.

Así las cosas, el plan de toma del poder de EPM, está fraguado desde Bogotá y es operado en Medellín a través de una cucuteña y un pereirano, acolitado por los intereses que desde la casa Gaviria, se tienen con miras a las próximas elecciones.

Lo que explican las fuentes, es que Empresas Públicas de Medellín está siendo vista como la caja de financiación para el proyecto presidencial del 2022 y como tal, es necesario comenzar a operar internamente para poder tener el control de la contratación, los puestos y el dinero que puede salir para esa campaña.

Las mismas fuentes señalan que este “Golpe de Estado” en EPM no sería posible si no se tiene en cuenta que detrás del alcalde también hay dos nombres más que están influyendo por sus aspiraciones políticas y que tienen su propio pacto con César Gaviria: Luis Pérez Gutiérrez quien tiene todo puesto para buscar el aval del Partido Liberal como el candidato a la presidencia y Gabriel Jaime Rico, de quien se dice es quien está hablándole al oído sobre cómo manejar el tema con el mentor de ambos, el gerente Rendón.

Es así como el plan es ahora, presionar desde el gavirismo a través de la Secretaria Privada, María Camila Villamizar, para que el alcalde Daniel Quintero, pida la renuncia o en un acto de autonomía, despida al gerente Álvaro Guillermo Rendón, logrando que sea Daniel Arango Ángel quien asuma la gerencia y actúe en consecuencia. Con este movimiento, comenzaría a darse todo el ecosistema para que Luis Pérez, pueda avanzar en su carrera a la presidencia con la ayuda de Gabriel Jaime Rico. Al menos ese fue el resumen de las fuentes quienes desde hace dos semanas vienen contando a varios medios de comunicación que algo se trama en EPM.

Cuentan que, cuando se publicó en varios medios de comunicación lo del tema de la renuncia de Álvaro Guillermo Rendón, no fue tan falso. Esta información surgió el mismo día en que el alcalde Daniel Quintero sostuvo la tensionante conversación con Rendón en la que se le sugirió la renuncia. Fue cierto, afirman, solo que el momento se presentó justo a cuatro días de que se realizara la reunión de la Junta Directiva en la que el Gerente entregaría toda la información importante de la gestión de las demandas y acciones jurídicas, el balance del año 2020, los estados financieros, los cronogramas ajustados del desarrollo de la megaobra de HidroItuango, los resultados parciales de Afina en la costa atlántica entre otros temas importantes; por lo que se decidió que en vez de la renuncia, se diera un tiempo prudencial y que se pidieran las vacaciones que el mismo gerente confirmó a este portal.

Las fuentes dicen que la última semana ha sido un caos. Que se ha visto a María Camila Villamizar en plena acción de sus movimientos de batalla. Que se le ha visto descompuesta en EPM, gritando, exigiendo y muy molesta porque no se hace caso a lo que ella ordena. Que a punta de gritos recuerda a diestra y siniestra que es la secretaria privada, que habla en nombre de Daniel Quintero y que cuando no le ponen la atención suficiente, saca a relucir las órdenes de su jefe César Gaviria.

Esta versión entregada por las fuentes hace unos días, coincide con las expresadas en una carta que el Sindicato de Trabajadores de EPM, Tigo, UNE, Colombia Móvil y Huawei – SINTREUA- le envió al alcalde Quintero, denunciando la actitud de María Camila Villamizar y respaldando al Gerente Álvaro Guillermo Rendón; algo que confirma que el Gerente que empezó con el pie izquierdo se ha ido ganando el favor de sus empleados y viene dando la vuelta al ambiente interno.

SINTRAEUA, le dice en la carta al alcalde Quintero que “llama la atención señor alcalde, la situación bochornosa que se presenta al interior de EPM, con ocasión de quienes desde afuera reclaman la cabeza del señor gerente y desde adentro quienes al igual que en la alcaldía y en la administración de EPM son cuotas del expresidente César Gaviria, propiamente en su despacho la señora MARIA CAMILA VILLAMIZAR ASSAF, nortesantandereana, Secretaria Privada de su Despacho y quien se ha dado a conocer no por su profesionalismo, sino por su intromisión carente por el respeto a la autonomía y las buenas relaciones, llegando a tal extremo de sobrepasar las conductas regulares, considerándose como si fuera “el “alcalde de turno”, ordena, dispone, coloca, pone, quita y grita en EPM, como buena santandereana; lo que sin duda alguna viene quebrantando y afectando seriamente el gobierno corporativo, lo que se traduce en impacto nocivo al buen clima laboral, conductas de esta naturaleza que difieren con lo que como Secretaria Privada es del tenor de su responsabilidad de lo cual da cuenta, acompañar la gestión y la agenda del alcalde, buscar fortalecer la articulación entre el conglomerado público; es decir, articular las entidades descentralizadas y el gabinete, entre otras funciones que resultan ser bien distintas a lo que viene haciendo la señora Villamizar.”

Es decir, ya para nadie es un secreto que la Secretaria Privada con su actitud, ha hecho pública su batalla, pasando de la guerra fría a la ofensiva abierta en las propias instalaciones de EPM al punto que la información del “Golpe de Estado” ya fluye de piso en piso y de dependencia en dependencia, a tal punto que SINTREUA le pide al alcalde en la carta que ” llamamos y recalcamos del señor alcalde, sus buenos oficios, para evitar que presiones como las del señor expresidente César Gaviria y otros mas oportunistas politiqueros que no han de faltar, incidan en una eventual remoción del cargo del actual gerente de EPM, como quiera que igual se conoció el candidato a remplazar al Dr Rendón López en la gerencia de EPM, sería el señor DANIEL ARANGO ANGEL, Vicepresidente Ejecutivo de Gestión de Negocios de EPM pereirano y cuota del expresidente Gaviria, quien dentro de sus planes y apetito está a mediano plazo controlar la entidad para desgracia para los Medellinenses y Antioqueños”.

Así se expresa el sindicato, que al parecer tiene la mitad de la información y pide a Quintero que defienda a EPM cuando las fuentes han dicho que ha sido precisamente el alcalde el que la ha empeñado a los intereses de César Gaviria Trujillo. El mismo sindicato, incorpora también el nombre de Luis Pérez Gutiérrez en la carta enviada. En ella afirma que “da grima señor alcalde que para oportunistas y politiqueros, la materia prima de campañas sea HIDROITUANGO y EPM, muy a pesar de amplísima gama de necesidades insatisfechas y ausencia de estado frente a las carencias de la población mas necesitadas, situación que pasa desapercibida por quienes desde ya muestran sus aspiraciones presidenciales, de ello da cuenta sin duda alguna el exgobernador Luis Pérez Gutiérrez quien bajo el titular “Hay que desembalsar a Hidroituango” el día 24 de enero de 2021 en varios medios se ocupó de nuevo de varios aspectos ya trillados”.

El sindicato le recuerda al alcalde que, de ceder a las presiones que piden la cabeza del Gerente, le estaría dando la razón a los críticos que impulsan la revocatoria quienes han afirmado que se utiliza a EPM para cuotas burocráticas.

La claridad que tiene el Sindicato de Trabajadores, es acertada, pero, las fuentes insisten en que tienen la mitad de la historia y que el proceso de tomar el poder en EPM ya se puso en marcha y aprovechará, durante las vacaciones de Rendón, para organizarse más y señalan que no será nada raro que una vez llegue de esas vacaciones, se entre a una fase de negociación de la salida, en donde el Alcalde, buscará la manera de presentar la entrega de la gerencia a los gaviristas, como una renuncia voluntaria del actual gerente, por lo que presionará a Rendón para su renuncia y evitar despedirlo.

No se tiene claro qué motivó el distanciamiento entre el Alcalde Daniel Quintero y el gerente Álvaro Guillermo Rendón. Las fuentes hablan específicamente de un par de solicitudes no éticas por parte del Alcalde de Medellín para que permitiera el ingreso de personas en la filial AFINA en la costa atlántica para lo que le habría pasado una hojas de vida con la “orden” de enviarlas a la gerente de la filial y la nota de incorporación inmediata. Esas hojas de vida serían de varias personas cuotas de la Colombia Humana con la recomendación directa de Gustavo Petro a quien le interesa que Quintero pague con esos puestos, el apoyo dado en la campaña a la alcaldía.

Igualmente hablan de la orden directa dada para que se saltara el proceso de contratación de un acueducto en una de las comunas de Medellín entregándolo a una firma recomendada por los amigos del alcalde quienes le piden que cumpla con sus compromisos.

En la conversación que Los Danieles tuvo con el Gerente de Empresas Públicas de Medellín, Álvaro Guillermo Rendón, negó que esto fuera cierto y expresó que “Daniel Quintero me conoce hace mucho tiempo y sabe que yo nunca cedería a ese tipo de solicitudes y él nunca las haría. Entre el alcalde y yo siempre ha habido un respeto mutuo y lo conozco muy bien y él nunca actuaría así”. En medio de la negación de las versiones de las fuentes, Rendón explicó que la razón de sus vacaciones se deben a que ha cumplido el tiempo de estar en la gerencia y tras un largo año de trabajo deseaba tomar unas cortas vacaciones, las mismas que tramitó ante la Junta Directiva y negó la versión de su renuncia, pero nunca afirmó o negó que el alcalde le estuviera sugiriendo retirarse como lo afirman las fuentes.

Lo claro es que la batalla por el poder en EPM ya es pública y el distanciamiento del Alcalde de Medellín con su gerente de Empresas Públicas de Medellín es real y que los intereses que mueven este eventual relevo tienen detrás al pereirano expresidente César Gaviria Trujillo, como soldado de batalla a la cututeña Secretaria Privada, como remplazo en espera al pereirano Vicepresidente de Gestión de Negocios y de beneficiarios al paisa que busca la presidencia en la próxima contienda.

El tinglado está listo y las próximas elecciones están de telón de fondo y la joya de la corona, es vista como la caja fuerte de Rico Mac Pato para la financiación de la campaña que ya comenzó; al menos eso dicen las fuentes de la Alcaldía y de EPM que hablaron con Los Danieles.

Twitter sin Petro – Daniel Samper Ospina

Por Daniel Samper Ospina

Twitter finalmente tomó la decisión que tenía que tomar hace muchísimo tiempo, la cual era suspender de manera definitiva la cuenta de Donald Trump, quien desde esta trinchera generaba violencia, desinformación y miedo.

Lo mismo ocurre con Gustavo Petro, este señor durante el Paro Nacional de octubre de 2019 se dedicó desde Twitter a llamar a la ciudadanía para incendiar el país, la ola de violencia de esa manifestación parecía excitar a este señor, quien seguía alentando a los violentos.

No contento con eso, durante la revuelta en Bogotá por el asesinato por parte de la Policía de un abogado en un procedimiento abusivo, en donde los ciudadanos agredieron a la Policía, quemaron decenas de Cais, Petro desde Twitter retuiteaba y se notaba como disfrutaba mientras la ciudad ardía en llamas.

A él solo le falta pedir la insurrección popular por parte de los manifestantes para lograr su objetivo, que no es otro que el poder a toda costa. Trump fue silenciado por decirle a sus manifestantes que él fue víctima de fraude y que, además, con complicidad de las autoridades. Igualmente, eso ha hecho Petro con la fábula de Ñeñe, que solo se la cree y el senador Gustavo Bobolívar.

Por eso resulta extraño que Twitter en ningún momento haya suspendido de manera provisional o definitiva, la cuenta del pirómano Gustavo Petro, que desde Twitter de manera irresponsablemente dispara como en sus épocas de guerrillero terrorista, de lo cual aún no confiesa crímenes ni repara a los cientos de víctimas de esa actividad criminal.

Se hace necesario que, de manera inmediata, aplicando los mismos criterios que con Trump, que Twitter suspenda de manera definitiva la cuenta de Twitter del senador Gustavo Petro, que no es más que un terrorista de teclado.

El secretario de la no violencia – Daniel Samper Ospina

Daniel Samper Ospina

El ridículo cargo de Secretario de la No Violencia que creó el alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle para conseguirle trabajo al primo de su esposa Diana Osorio.

Quintero Calle quien ha gobernado Medellín con bastante ineptitud, decidió crear un cargo rimbombante para una persona totalmente falta de conocimiento y carácter como el primo de la primera dama.

El nombramiento de Juan Carlos Upegui, un filósofo cuyo único mérito es ser primo de Diana Osorio, esposa del alcalde Quintero Calle y por ende primera dama de la ciudad ha sido un total desacierto, pues no sólo es una muestra de nepotismo, sino que su incompetencia ha sido pavorosa.

Upegui recientemente sacó una pieza audiovisual para evitar la violencia juvenil, en el video el secretario debuta como actor. En un acto patético, con una música terrible y una estructura argumental deprimente, la campaña de esa Secretaria de la No Violencia se volvió viral, pero no por buena sino por todo lo contrario.

Y así transcurre el primer año de Quintero, entre la corrupción, la ineptitud y la estupidez.

Ñapa: La Fiscalía General de la Nación abrió investigación contra Daniel Quintero, pues lo que es un rumor de la calle, se está convirtiendo en realidad. Quintero pactó con la mafia para lograr su elección.

EL DELFÍN – DANIEL SAMPER OSPINA

La candidatura de Tomás Uribe, hijo del capataz de finca de Salga, Antioquia, es un hecho de muchísima preocupación para los sectores alternativos.

Nosotros representamos los intereses de los colombianos cansados del establecimiento y lo que representa el nefasto gobierno de Iván Duque Márquez y su corruptela alrededor.

Quien salió lanza en ristre contra la posibilidad de la candidatura del joven Tomás Uribe, fue Gustavo Petro, quién descalificó a éste y lo acusó de tener como una cualidad para aspirar a ser presidente, el hecho de ser hijo de Álvaro Uribe Vélez.

Petro quien tiene un hijo llamado Nicolás, cuyo único mérito para lanzarse a la gobernación del Atlántico el año anterior, es por la única razón de ser hijo de quien es. Nicolás Petro es un delfín gris, no ha trabajado nunca, es un charlatán sin ninguna preparación o brillantez.

Tomás Uribe es el antítesis de todo lo que representamos, pero es trabajador y exitoso, mientras que el vástago del dictador de Ciénaga de Oro, no es más que corriente más, nunca a la altura de nuestra oligarquía cachaca.

En pelea de delfines, obviamente yo soy el más exitoso de todos, pero si me toca escoger entre Tomás, Nicolás y Martín, creo que me quedo con el primero.

La lógica debe tener sentido, recuerden eso.

SIN FINCA NO HAY PARAÍDO – DANIEL SAMPER OSPINA

Parafrasendo a mi gran amigo en el mundo de la bufonería, Gustavo Bolívar, “sin finca no hay paraíso”. Con la extinción de dominio de la finca que tenía la familia de Monsalve, prácticamente se reveló la verdad.

La finca ‘La Venanera’ en realidad fue comprada por Iván Cepeda a través de una de sus cientos de ONG’s de papel que durante años de odio, ha creado para sacarle plata al Estado colombiano por todo.

La adquisición de ese inmueble fue un acuerdo entre Iván Cepeda, Juan Manuel Santos y Juan Guillermo Monsalve y su familia, para lograr empuercar (más) al chalán de Salgar, por eso la decisión del ente investigador regentado por Barbosita no es más que una forma de presión.

Con los Monsalve perdiendo la finca, sin donde pernoctar y mucho menos sin medio de subsistencia; y lo peor, con la posibilidad de una investigación por testaferro y lavado de activos, al testigo estrella no le quedó otra que cantar.

*Y cantar de lo lindo, si Monsalve no quiere que sus padres y su esposa, Deyanira Gómez, no vayan presos le toca contar quien le dio esa finca en contraprestación por sus declaraciones falsas con Uribe.*

Como diría Bolívar: “Sin finca no hay paraíso”.

OJO CON EL 22 – DANIEL SAMPER OSPINA

En libertad Álvaro Uribe Vélez, luego de que una imberbe juez de bajo rango decidió concederle la libertad por una supuesta falta de imputación de cargos, este salió con el hacha de guerra en la mano.

Fiel a su estilo pendenciero y bravucón, Uribe decidió regresar a la política con bríos de adolescentes, con la testosterona con los límites arriba para lograr la consolidación de su dictadura.

Sorprende, eso sí que ante la irrupción de un fenómeno político como el de Uribe, la izquierda no se avispe, ni nada.

El acobardado Sergio Fajardo decidió vetar a Gustavo Petro ante el temor que este lo destroce en una consulta interpartidista, pues esta clarísimo que Petro ganaría. Lo mismo sucede con el vejete de Iván Marulanda,  quien luego de años de pérdidas, se pasó al partido Verde y se convirtió en un esbirro de Fajardo; ahora Marulanda pretende también vetar a Petro, ¡extraña coincidencia!

Los demás líderes de la izquierda, sin ningún tipo de conciencia y llevados por la vanidad y el odio, insiste en irse separados a las elecciones. El resultado será desastroso, el uribismo volverá a ganar el poder.

Ante este panorama tan adverso y tétrico, desde ya me alisto para irme a ver ballenas en las playas de Nuquí.

LOS ÁLVAROS – DANIEL SAMPER OSPINA

En mi familia, durante décadas la única forma de eliminar a los contrarios fue asesinándolos, todo el que resultara una amenaza terminaría muerto, así ocurrió con Álvaro Gómez Hurtado, La Monita Retrechera, el chófer de Horacio Serpa Uribe, el excongresista Carlos Alberto Oviedo, Nacho Londoño, Lorena Henao y el sobrino de Rasguño.

Todos estos crímenes fueron ordenados por mi tío Ernesto Samper Pizano, quien es el poder detrás del poder en este país, es el poder en la sombra de los bandidos, de eso no hay duda, lo puedo asegurar como su familiar.

En el caso de Uribe, al ver la imposibilidad de aniquilarlo físicamente, mi tío desplegó una estrategia para acabarlo moral y espiritualmente, partirlo y hacerlo retirar de la política activa. Para ese propósito reclutó al senador Iván Cepeda Castro, quien guarda un abismal odio por Álvaro Uribe, debido a que, en el pedido de perder por el homicidio de Manuel Cepeda Vargas, éste lo revictimizó. Ahí nació todo.

Lo demás ya todos lo sabemos, se inventaron la estratagema contra los Uribe con la ayuda de Juan Manuel Santos, Eduardo Montealegre y Leónidas Bustos -el amo y señor de la rama judicial, incluso desde el “exilio” en Canadá-.

Todo funcionó muy bien hasta que Uribe renunció al senado y cambió completamente la ecuación, pero estaba segura su condena con los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, pero todo salió mal.

Posdata: La mentira de Lozada de adjudicarse el crimen de Álvaro Gómez Hurtado, es un vano esfuerzo de mi tío por librarse de la decisión de la Fiscalía que viene en camino, que es la de ordenar la detención del exdirector del DAS de la época Ramiro Bejarano, alias ‘Dasmán’ en el mundo del hampa.

EN MI DIARIO DE CUARENTENA

Día 12.
Después de haber atendido tres reuniones de trabajo eternas por Zoom y de celebrar un cumpleaños por Webinar, capté que hoy era domingo. La nota optimista del día: aprendí que Webinar no es un verbo ni insulto ni una enfermedad urológica, como suponía. Tampoco el nombre de un futbolista de Santa Fe: Webinar Velásquez. Marcador de punta.

Día 16.
Mi prima caleña llamó a contarme que bailó salsa en la discoteca de bioseguridad inaugurada por el alcalde Ospina: Juanchito. (Juanchito se llama la discoteca, no el alcalde Ospina. El alcalde Ospina se llama Jorgito, y es muy ruidoso y se cree muy iluminado: como una discoteca). Pidieron un combo para parejas: traía media de ron, picada, visera de cirujano y un galón de desinfectante. Luego bailaron la canción Señora muerte.

Día 28.
Estaba tan aburrido, que chismoseé una telesesión del congreso justo en el momento en que la cámara (la del Zoom, no la de representantes) ponchaba al representante Juan Pablo Celis en calzoncillos, con la porquería en la mano: ¡en semejante órgano tan importante! (Hablo del Congreso). Lo peor es que con esa misma mano aprueba leyes claves como la de declarar el carriel patrimonio cultural, u otorgar –dios mediante suceda– la cruz de Boyacá a la changua, que es tibia, es bogotana y tiene huevo. Como yo, según el petrismo.

Día 31.
Contraté un abogado para que me ayudara a descifrar si: a) el día que quería salir había pico y género; b) mi barrio quedaba en cerco epidemiológico; c) debía llenar alguna aplicación para evitar multas; d) mi oficio se encontraba en las excepciones de Duque, pero no en las de Claudia López; e) mi oficio se encontraba en las excepciones de Claudia López, pero no en las de Duque; f) había toque de queda. Al final el abogado no me supo decir pero me pasó una cuenta de cobro que no tengo ni idea de cómo voy a pagar, porque en la empresa redujeron el salario.

Día 37.
Entregué mis datos a una aplicación del distrito, y después supe que no era necesario. Espero que sean responsables con la información y no ventilen lo que dije de mis ingresos ni de mis hemorroides. Me tensioné mucho mientras descargaba la aplicación, y eso es malo para todo, en especial para las hemorroides. Definitivamente soy muy malo para manipularlas. Hablo de las aplicaciones. Hasta hace poco pensaba que Coronapp servía para que uno eligiera qué tipo de coronas quería para sus muelas o su funeral. Maldita enfermedad. Lo peor es que se habla de un rebrote. Hablo del coronavirus. (Y de las hemorroides).

Día 40.
En Caracol informan sobre abejas asesinas, volcanes en erupción y lluvia de meteoritos y, por si faltaran noticias apocalípticas, nombraron a Paloma Valencia en el comité de la paz. ¿Qué sigue? ¿Que Uribe acuse a Petro de paramilitar?

Día 48.
Llevé al parque a mi papá porque tenía su media hora de salida semanal, pero se trató de volar otra vez: atravesó la calle sin mirar si venían zorros o nutrias con sus crías. Perdió mi confianza. No lo vuelvo a sacar. Alcanzamos a regresar antes de las seis para ver el programa del presidente, que está buenísimo: corrió el pico para agosto. Descontando los de La venganza de Analía, es el pico más largo de la televisión colombiana.

Día 57.
Duque amplió la cuarentena pero clasifiqué en 42 de las nuevas 43 excepciones planteadas por el decreto, entonces pude salir a la calle. La ciudad estaba repleta. Un vendedor ambulante me vendió un tapabocas de segunda, y, a pesar de su insitencia, no me lo probé. Me queda gigante, pero se ajusta bien a la barbilla (donde nos lo ponemos en la oficina para poder hablar).

Día 65.
La policía mató a golpes al muchacho afro Anderson Arboleda. Pensé que en la Casa de Nariño tendrían que apagar la luz y meter a Iván Duque al búnker de Palacio o al menos al garaje por donde antes ingresaba alias Job; que rebautizarían la universidad Sergio Arboleda para no rendir homenaje a esclavistas: a lo mejor permitiendo el Sergio, para evitarle líos a los sergistas, pero con el apellido de otro personaje destacable: como el cantante de merengue Sergio Vargas. Pero no sucedió absolutamente nada.

Día 69.
El gobierno lanzó el programa de la hipoteca inversa y estoy intentando que mi papá no se entere: sería fatal para mis pretensiones hereditarias, e injusto que lo único que termine heredándole sean las hemorroides.

Día 72.
Duque organizó un día sin IVA. La gente atiborró las grandes superficies para comprar televisores cuyas pantallas, a diferencia de la curva de contagio, son planas. Fui a Alkosto y me endeudé para comprar uno en que cabría de pie Pachito Santos. Ahora veo el programa de Duque con una tecnología que tiene lo que al gobierno le falta: alta definición. En el capítulo de ayer promovió el distanciamiento social con tarjeticas verdes y rojas.

Día 84.
Tarjetica roja a María Fernanda Cabal por ponerse a priori del lado de siete soldados que violaron en manada a una niña embera de doce años. Ella siempre del lado del débil. El fiscal dice que no fue violación sino abuso. Le faltó asegurar que era una acción de guerra. Pero no de Ciro Guerra, a quien ocho mujeres salpicaron con testimonios de abuso. Qué país. Todas las noticias son de ese talante. Solo falta que Santa Fe anuncie la contratación de su nuevo marcador de punta: Webinar Velásquez.

DEYANIRA GUERRERO, KARINA GARCÍA, CONCEPCIÓN CORREDOR

Ni de la pelea de Petro y Uribe, en la cual Uribe por poco acusa a Petro de usar zapatos Crocs; ni del tétrico 19 de junio en que el gobierno echó por la borda el esfuerzo de encerrarnos durante tres meses al inventar el ofertazo de un día sin IVA: de nada de eso pienso escribir esta vez. Pienso escribir de tres mujeres que este domingo no estarán con sus familiares: dos que están muertas y otra más que está muerta sin morirse, porque su cuerpo no aparece, y sus hijos y su mamá lloran su ausencia con una esperanza dolorosa, que parece otra forma de castigo.

El cadáver de Concepción Corredor quedó arrumado en una vía del Casanare, atravesado a balazos. Nunca más la volverán a ver sus hijos ni su esposo ni su hermano, militante como ella del Partido Verde: el esfuerzo de su trabajo como presidenta de Junta de Acción Comunal de la vereda La Pradera era ahora ese cadáver anónimo, salpicado por el polvo del camino. La noche antes de que la mataran, dos tipos la sacaron a rastras de su casa, en medio del pánico de su familia. Si usted tiene hijos, ponga la cara de ellos sobre la de los hijos de Concepción Corredor, y ponga su propia cara sobre la de Concepción Corredor, e imagínese que se lo llevan, que se la llevan, a rastras, bajo gritos, sin que nadie sepa qué sucede: que a la fuerza la suben en una moto cuyo motor se pierde en la noche. Y que lo siguiente que sus hijos saben de usted es que su cuerpo apareció tirado contra la maleza de un camino polvoriento. Y que nunca más la volverán a ver.

Karina García amaba a los perros, tenía un hijo de tres años, y el día que la mataron ya la habían matado por dentro: fue una líder social a la que mataron dos veces. Un mes antes de que morir en medio de una camioneta en llamas, había sacado su título como especialista en contratación estatal y luchaba por convertirse en la primera alcaldesa de Suárez, en el Cauca. Su aspiración había desatado una incesante ráfaga de noticias falsas que no terminaban de doblegarla: en panfletos y mensajes decían que iba a llenar el pueblo de paramilitares; que quitaría la tierra a los campesinos para asignarla a las multinacionales. Pidió clemencia. Existe el video en que clamó por su honra: pueden verlo. Predijo que las difamaciones mataban. Y la mataron: la mataron con la mamá y cinco militantes de su partido y uno de sus escoltas de la Unidad Nacional de Protección, a quienes los sicarios sorprendieron en la carretera con una lluvia de balazos de fusil.  Un escolta consiguió escapar y existe el video en que cuenta su milagro: pueden verlo. Karina García de 31 años. Tenía un lunar en la palma de la mano izquierda. Dejó un hijo que ya tiene cuatro años. Una perra que se llama Serenata. Y un diploma.

Michel Forst, relator de Naciones Unidas, sostuvo que Colombia es uno de los países más peligrosos del mundo para la defensa de los derechos humanos. Las cifras solas no muestran la tragedia humana que hay detrás de cada caso. Por eso un grupo de columnistas hemos querido contar la historia de algunos de ellos.

Ya conté la de dos mujeres muertas, pero quiero hablar ahora de Deyanira Guerrero. El 2 de mayo de 2018, mientras James Rodríguez marcaba un gol con el Bayern, Deyanira Guerrero le pidió a su mamá la bendición, y se fue a trabajar al restaurante La pesebrera, en La hormiga, Putumayo, para ganarse los pesitos extras que sumaba a lo que producía vendiendo cerveza, raspados y gaseosa en una tienda.

Su mamá comenzó a llamarla desde las cinco de la tarde, porque no se había reportado. La llamó pero nadie contestaba, y la siguió llamando hasta que la llamada entraba directamente a buzón. Y nunca supo más de ella.

Deyanira tiene 38 años. O tendría. O debería tener: nadie sabe cómo referirse a la presencia invisible en que se convirtió. Jonier, su hijo de catorce años, dice que, para no estar triste, se imagina que ella está trabajando en la tienda, común y corriente, y que por la tarde vendrá ayudarle a hacer tareas, porque siempre les ayudaba a hacer las tareas; Yesid Santiago, su otro hijo (de diez años) habla poco. Cada uno debe imaginarse qué pasó, y administrar la esperanza traicionera de que un día cualquiera entrará de nuevo por la puerta.

El nombre de Deyanira Guerrero había aparecido en un panfleto de amenazas cinco meses atrás por su digno trabajo en la Alianza de Mujeres Tejedoras. Le gustaba la cachama sudada; le gustaba el vallenato; el día que se fue tenía un enterizo de jean. Deyanira es ahora esta especie de espectro que nadie se autoriza a llorar de verdad, esa muerte sin certezas que impide llorarla con un llanto redondo de desahogo, sin costuras ni culpas.

Esta vez quise escribir de estas tres mujeres: de sus dos cuerpos muertos arrumados en el camino; del otro cuerpo etéreo que nadie sabe dónde está. Mientras a todos nos carcome por igual el mismo olvido, este domingo quiero pensar en ellas y en sus hijos, y en este país de miseria al que poco le duelen sus muertos, y en este oficio inútil de no tener nada mejor que ofrecer a Concepción, Karina y Deyanira, sino un recuerdo triste que se evapora con el día.